Sin Comentarios

En un visto y no visto. Irujo llegó a Logroño con prisa y se echó el partido a la espalda. Un poco más de media hora le duró la oposición de sus rivales. Bien acompañado en la zaga por Zubieta, no tuvo piedad de los rivales y desarrolló una gama de remates incisiva y potente ante la que no tuvieron capacidad de respuesta los riojanos Titín y Merino II.

Leer más