Sin Comentarios

Corre el tiempo para la final, como arena que se precipita. Corre el segundero, ajeno a las inclemencias de su caprichoso destino, tan evocador, tan asesino. De este modo, cuando el calendario del Cuatro y Medio

Leer más