Siempre hay una primera vez

23
enero
2012

Pertenece a Pelota Vasca

0 Comentarios
primeravez

 La historia de los Juegos modernos la han escrito a lo largo de sus casi 116 años de vida muchos hombres y mujeres que, con su esfuerzo y gestas, han elevado a sus más altas cotas el espíritu olímpico del Barón de Coubertin. Los nombres más recordados, sin embargo, siempre serán los de los pioneros, los primeros que lo consiguieron. Desde el griego Coroebus de Elis, el primer campeón olímpico de la antigüedad del que se tiene constancia -ganó en el año 776 antes de Cristo la prueba de estadio, una carrera de 192 metros aproximadamente- hasta el estadounidense James Connolly, el primer campeón olímpico moderno. 

El norteamericano representa la típica historia de la de un hombre hecho a sí mismo. Miembro de una modesta familia de origen irlandés fue admitido en Harvard, pero en 1896 este prestigioso centro no aceptó su solicitud para acudir a Atenas, donde iban a celebrarse los primeros Juegos Olímpicos, por lo que decidió presentar su dimisión y costearse por su cuenta el billete a la capital griega. El viaje fue accidentado, pues nada más poner pie en terreno europeo fue asaltado y le robaron el pasaje a Atenas. Finalmente pudo recuperarlo tras perseguir al ladrón y llegó con el tiempo justo como para competir en la prueba inaugural del primer día, el triple salto. Con sus 13,71 metros fue el mejor de la final, lo que le valió la medalla de plata -curiosamente, las de oro no se implantaron hasta Sant Louis 1904-. 

Las mujeres no accedieron a los Juegos hasta cuatro años más tarde, en París 1900. Allí, una de las mejores tenistas británicas de todos los tiempos se alzó con el honor de ser la primer campeona olímpica en categoría femenina. Charlotte Cooper, conocida por su longevidad deportiva -aún hoy tiene el récord de ser la mujer que levantó el título de Wimbledon con mayor edad, con 37 años- , consiguió el oro en la prueba individual a la que sumó otra presea dorada en el dobles mixto con su compañero Reginald Doherty. También en la capital francesa llegó la primera medalla de oro para España en la disciplina de pelota vasca. Fue la única ocasión en la que este deporte se incluyó en el programa olímpico. Se jugó la modalidad de cesta punta y participaron dos parejas. De ellas, los mejores fueron los españoles José de Amézola y Francisco Villota. 

 

2012 01 30 IMG 2012 01 23 01.47.04  6624221 Siempre hay una primera vez

 

 

Galicia también tuvo su primer momento. Si bien hubo que esperar hasta Atenas 2004 para saborear el oro con el piragüista David Cal, mucho antes dos pioneros ya habían abierto el camino. Fueron Luis Otero y Moncho Gil, dos futbolistas pontevedreses que militaron en el Deportivo y que formaron parte de la selección española que conquistó la plata en Amberes 1920. Era la furia roja, en la que se forjó la leyenda de Zamora y Pichichi. A Coruña tiene un balance un poco más pobre. Al tirador Jaime González Chas no le acompañó la suerte en sus seis participaciones y tuvo que conformarse con un diploma, lo mismo que Andrés Díaz en atletismo. La única medalla es la histórica plata en Los Ángeles 84 de Fernando Romay. En Londres 2012 se podría ampliar el cupo y el triatleta Javi Gómez Noya es el llamado a ello

Fuente:laopinioncoruña.es