Roby Gattiker: “El jugador de pádel aún sigue siendo un desconocido”

18
noviembre
2011

Pertenece a Padel

0 Comentarios

 

El pádel es uno de los deportes de moda en España, en donde el número de licencias se ha disparado en los últimos años. Sin embargo, y pese a la popularidad que va adquiriendo día a día, aún queda mucho por hacer para que algún día llegue a equipararse con su gran espejo, el tenis.

Hace unos días SPORT tuvo el placer de charlar con Roby Gattiker, una de las voces más autorizadas de este deporte. Fue concretamente en Vitoria, durante la disputa de los Internacionales de Pádel que se celebraron en la Ciudad Deportiva BAKH y que forma parte del circuito bwin Padel ProTour.

Gattiker es una leyenda viviente del pádel mundial que ejerció como una apisonadora imparable junto a su compañero Alejandro Lasigues entre 1992 y 1997, años en los que ganaron absolutamente todos los torneos, entre ellos tres Mundiales. Al igual que hoy ocurre con la pareja Díaz-Belasteguín -a quien por cierto también ganaron-, establecieron récords de imbatibilidad nunca vistos y contribuyeron de forma decisiva a la difusión de este deporte con su espectacularidad y carisma dentro y fuera de las pistas.

Entre otras muchas cosas, el jugador argentino, que quiso competir Vitoria “para matar el gusanillo”, nos explicó porque el grueso de jugadores profesionales superan la treintena o porque no existe aún en España una generación capaz de hacerse un hueco y enfrentarse de tú a tú con los argentinos, dominadores del pádel mundial por antonomasia.

A sus 44 años y pese a 'semi-retirarse' oficialmente de la competición en 2009 (en 2010 jugó tan sólo 4 torneos y en 2011 sólo ha jugado en Vitoria), Gattiker sigue manteniendo vivo ese espíritu campeón innato de un ganador incansable. “La verdad que me siento jugando muy bien, sin embargo cuando compites con una pareja con la que no has jugado mucho es difícil llegar lejos”, reconocía horas después de caer en dieciseisavos de final del torneo alavés. “Después de haber jugado tantos años para ganar ahora tengo que hacer un cambio de chip para aprender a divertirme jugando”, señala.

27 años jugando al pádel, ¡casi nada! ¿Cómo valoras el nivel que hay actualmente en el circuito Padel Pro Tour?

Pues la verdad es que casi todos los jugadores que están entre los mejores del circuito Padel Pro Tour son los que ya estaban cuando yo jugaba. Siguen siendo muy buenos jugadores, pero me atrevería a decir que la mayoría juega menos que antes, han bajado su nivel con respecto a años atrás.

¿Y por qué crees que siguen siendo prácticamente los mismos?

El problema es que hoy día no existe una nueva generación capaz de quitar a los que están arriba. Fíjese, muchos de los que jugamos al pádel venimos del tenis, yo fui tenista. En ese deporte se empieza a entrenar con cuatro o cinco años y a los nueve ya se empieza a competir, algo que en el pádel no ocurre.

Aquí la gente empieza a jugar más mayor, empiezas a saber lo que es el entrenamiento a los 20-25 años y si todo va bien, a competir con 26-27 a nivel profesional. Esto no debe ser así. Los jugadores que hay ahora son muy buenos, entrenan y se cuidan mucho, pero no es lo mismo tener 30 años que 41.

En España el pádel lleva años creciendo, pero aún no existen jugadores capaces de plantar cara a los reyes, los argentinos…

Por un lado no hay grandes escuelas de niños, que es una de mis ideas que tengo para el futuro. Aquí tenemos que aprender mucho del tenis, hay que pasar por muchas etapas: infantil, juvenil…antes de llegar a jugar contra nosotros, los profesionales. En estos momentos esto no se está produciendo.

En segundo lugar, el pádel es un deporte muy dirigido al mundo amateur y en cuanto a España, mi opinión personal es que durante un tiempo se vivió un momento tan maravilloso a nivel económico que la juventud no toma tantas responsabilidades. Hoy día muchos jóvenes que vienen entrenando bien, llegan a los 14, 15, 16 años y empiezan a beber, fumar, salir mucho de noche…Y en el deporte son los años cruciales en los que más hay que sacrificarse.

El jugador de pádel empieza a competir tarde y alcanza su madurez en la pista cuando ya no es un 'chaval' ¿me equivoco?

Exacto. En tenis un jugador de 26-27 años ya empieza a ser considerado viejo, fíjese en Federer, al que ya están retirando con sólo 30 años. En pádel casi todos los principales jugadores tienen o superan esa edad. Esto a la larga va a tener que cambiar, pero para ello el deporte debe crecer en más países y sobre todo desarrollar mucho más la parte profesional.

¿Os reconoce el público vuestros éxitos?

Cuando empezamos en Argentina hubo un boom, todo el mundo nos conocía y quería jugar al pádel. Hubo un tiempo en el que incluso se ganaba mucho dinero y todo el mundo quería llegar lejos. Aquí en España se trata de un deporte que ha tenido un crecimiento increíble pero de momento el jugador de pádel sigue siendo un desconocido.

Nos hemos enterado que desde hace unos meses entrena a Juni Mieres y Pablo Lima, en estos momentos la segunda mejor pareja del circuito. ¿Han dado ya con la fórmula para batir a los maestros Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguín?

Así es, ahí estoy ayudándoles y la verdad que están haciendo un cambio muy grande. En cuanto a Juan y Bela (Díaz-Belasteguín) siguen haciéndolo todo muy bien son dos jugadorazos y creo que los únicos que están un poco más cerca son Juani y Pablito (Lima-Mieres). Tienen que trabajar todavía pero pueden ganarles.

¿Y hasta que punto mina la moral acabar tropezando siempre con los mismos en las rondas finales?

Mire, en el pádel está el campeón, el semifinalista, el que pierde en cuartos. Cada uno sabe su lugar y al final acaba acostumbrándose y se conforma con eso.

En tenis, en cambio, no vas directamente a jugar Wimbledon, pasas por Challenger, Futures…Vienes de ganar desde pequeñito y estas capacitado para ganar un grande, aquí aún no. El relevo sólo se produce cuando uno se retira, se va Roby Gattiker, otro sube un poquito y así sucesivamente. Pero eso es algo que va a cambiar en el futuro, estoy seguro.

¿Y por su experiencia, cuando no se para de ganar también se desgasta uno?

Uno se acostumbra a ganar y aunque parezca mentira, a veces llega a desgastar. Cuando con Alejandro perdíamos un partido de vez en cuando nos venía bárbaro porque en el siguiente torneo jugábamos mucho mejor. Aunque hay que reconocer que casi nunca perdíamos.

Recientemente la Federación Española de Pádel y Padel Pro Tour han firmado un acuerdo histórico que va a relanzar aún más el pádel. ¿Qué mejoras te gustaría que se produjeran en los próximos años?

Lo más importante es que haya muchos más jugadores jóvenes en el circuito y en segundo lugar que el deporte se extienda a varios países de Europa. Primero fuimos Alejandro y yo los que no teníamos rival, ahora Juan y Bela (Díaz-Belasteguín). Creo que el público en general se acaba cansando de las hegemonías y es bueno tanto para ellos como para la salud del deporte que haya más países celebrando torneos y aumente la competitividad.

Denos un consejo para tod@s aquellos lectores que se estén iniciando o piensen iniciarse en el pádel…

Lo primero que se diviertan, en segundo lugar que traten de aprender. Este es un deporte en el que se mejora muy rápido, pero si no se aprende con un profesor o alguien que enseñe bien luego se encuentran con un techo. La gente sube bien pero luego se emociona y acaba incluso jugando mucho peor que cuando empezó y aburriendo el deporte. De ahí la importancia de tener unas buenas bases.

Lo ideal es no desesperarse con competir nada más llegar, tener una buena base y como no, estar preparado físicamente. Ya aviso de que es un deporte muy adictivo que en vez de jugarlo uno tres horas por semana puede acabar jugándolo nueve o diez con el consiguiente riesgo de lesión. Por eso, hay que divertirse y jugar, pero sin exagerar.