Retegi amaga y Urrutikoetxea pega

13
mayo
2013

Pertenece a Frontón / General / Pelota Vasca

0 Comentarios
Mitxel Atrio /11.05.2013/ Pelota en Arrigorriaga.

Abundaron las emociones en la tarde de ayer en el Manomanista de Primera. Faltó poco para que se consumara la sorpresa en el Labrit de Pamplona, donde un Julen Retegi al que se le acabó la derecha dejó escapar una ventaja de diez tantos (10-20) antes de caer 22-20 frente a un Abel Barriola que le endosó once tantos de saque. Unos minutos más tarde, el amago de la capital navarra se convirtió en Arrigorriaga en un golpe en toda regla a la línea de flotación del escalafón gracias a la victoria de Mikel Urrutikoetxea por 17-22 frente a Xala, el campeón de 2011.

Urrutikoetxea impuso su pegada de derecha en un choque durísimo de 335 pelotazos, muchos en el mano a mano actual, después de 67 minutos de refriega entre dos estilos, entre dos concepciones de esta disciplina, aunque tanto uno como otro saben recurrir al juego de aire o ponerse a bote cuando la situación así lo requiere. En estos tiempos en los que prevalecen las voleas y los ganchos tampoco conviene olvidar la eficacia eterna del pegador que espera a que bote la pelota.

Sucedió esta vez que Xala se vio obligado a emplear la volea y el gancho más de lo deseable para sus intereses ante un pelotari largo de estatura y de pegada que gozó muchísimo y no le dio tregua. Además, el de Zaratamo, adelantado 1-7, encontró la fórmula para sobreponerse a la reacción de Xala basada en el saque-remate, recurso que le proporcionó cinco tantos directos. Un parcial de 11-2 le permitió coger tres tantos de renta en el 12-9.

Lejos de desesperarse como le sucedió el año pasado contra Gonzalez, quien le remontó un 5-17 con diecisiete tantos consecutivos, esta vez Urrutikoetxea confió en sus posibilidades, no perdió la cara a Xala, dominó el peloteo, insistió atrás y de vez en cuando empleó la dejada para trasladar al electrónico las ventajas que creó sobre la cancha. Aunque la defensa no sea su fuerte, tampoco dio facilidades en ese terreno.

Despiste de Xala

Cometió Xala un despiste cuando ganaba 14-11 y parecía que comenzaba a encarrilar el encuentro. Sacó largo y arrimado, Urrutikoetxea restó bombeado hacia el ancho y el de Lekuine dejó pasar la pelota creyendo que iba fuera. Sin embargo, botó claramente dentro. Esa jugada significó el inicio de una racha de cinco tantos del vizcaíno, que pasó de ir rezagado 14-11 a tomar de nuevo la delantera y escaparse 14-16.

Igualó Xala a 16 y a 17, pero le faltaba la frescura anterior, producto del trabajo al que le obligó su rival. Jugaron nada menos que quince tantos de más de diez pelotazos. Cuatro de ellos superaron la veintena y el más largo, el 6-9, fue de 31.

Verse durante muchos minutos a la defensiva frente a un Urrutikoetxea que nunca perdió el orden y el concierto supuso para Xala un desgaste que posiblemente pagó en la recta final. Dice que se le cargó una de las piernas. Es posible que no fuera fruto de la casualidad.

Concluido el encuentro, el delantero de Zaratamo subrayó que durante la semana «Josetxu Areitio, Pablo Berasaluze y yo habíamos estudiado el partido». El delantero berriztarra, convaleciente aún de su operación en el tendón de Aquiles, no acudió al frontón de Arrigorriaga, pero su figura estuvo presente de alguna manera. Seguro que le trasladó parte de su sabiduría.

Urrutikoetxea deberá enfrentarse en cuartos de final a otro Mikel, Idoate, posiblemente en Hendaia. Abel Barriola, por su parte, será el rival de Olaizola II.

Fuente:diariovasco.com