Recuperan un clásico

08
noviembre
2011

Pertenece a Frontón / Pelota Vasca

0 Comentarios

 

Abel Barriola y Aimar Olaizola cruzan sus caminos por undécima vez en un partido del cuatro y medio. El del domingo por la tarde en Bilbao, decisivo para la suerte de esta edición del campeonato oficial ya que el vencedor accederá directamente a la final, recupera un clásico de la jaula al que no hemos podido asistir desde 2008 por culpa de las graves lesiones de ambos.
Sin embargo, los dos continúan arriba del todo, en la punta del iceberg de la pelota a mano profesional. Y cuando eso sucede, antes o después sus trayectorias vuelven a coincidir en el mismo punto.
Siete de sus diez enfrentamientos anteriores se han producido en el campeonato oficial de la distancia y tres corresponden a finales del campeonato navarro disputadas el día de San Fermín. El balance favorece a Aimar Olaizola por 7-3. Después de que el de Goizueta ganara los cinco primeros duelos, a partir de 2006 los resultados han caído indistintamente a uno y otro lado.
Barriola y Olaizola II han escrito la historia del Campeonato del Cuatrio durante la última década, a partir de aquel recordado partido de la liguilla de semifinales que disputaron en el Labrit de Pamplona el 1 de diciembre de 2002. El zaguero de Leitza, que entonces tenía 24 años, defendía la txapela conseguida el año anterior y el delantero de Goizueta, con 23 recién cumplidos, era el aspirante que había subido como la espuma.
Después de dar 448 pelotazos a buena, una cifra prácticamente inalcanzable con el estilo de juego actual, en 80 minutos de juego, Aimar venció 16-22. Unas semanas después repitió triunfo en la final del Ogueta de Vitoria para alcanzar su primera txapela.
Tras el paréntesis de 2003, entre 2004 y 2008 no hay año en el que no les tocara enfrentarse en partidos de la liguilla de semifinales o en la final del cuatro y medio navarro.
Dos finales oficiales
Dos de esos diez enfrentamientos corresponden a las finales de 2002 y 2004, ganadas ambas por Aimar Olaizola.
Sus partidos, así como su juego, han evolucionado durante este tiempo. Aimar Olaizola, sobre todo, ha ganado en agresividad. Incluso el propio Abel ha subrayado en sus últimas declaraciones la necesidad de «renovarse o morir» para seguir siendo alguien importante en esta distancia.
El frontón de Bilbao acogerá por primera vez un clásico que hasta el momento había sido exclusivo de cuatro frontones: el Labrit de Pamplona (5), el Atano III de Donostia (2), el Ogueta de Vitoria (2) y el Beotibar de Tolosa (1).
Aimar Olaizola conoce bien el frontón del barrio de Miribilla, donde ha jugado tanto mano a mano en toda la cancha y dentro de la jaula como por parejas.
Abel Barriola, en cambio, se estrenará el domingo en un recinto que no le trae buenos recuerdos: «He estado una vez en aquel frontón, en un entrenamiento previo a la final del Campeonato de Parejas de este año, que no pude disputar. Mi única experiencia con aquel frontón no es buena».
Tras aquella sesión solicitó un aplazamiento de una semana que no le concedieron, por lo que Mikel Beroiz ocupó su lugar en la final que debía disputar con Xala frente a Olaizola II y Begino.
Fuente:diariovasco.com