Primer contacto tras la polémica

13
junio
2011

Pertenece a Pelota Vasca

0 Comentarios

 

DONOSTIA. A falta de ocho días para que se dispute la final, tanto Oinatz Bengoetxea como Aimar Olaizola realizaron en la mañana de ayer su primera toma de contacto con el frontón bilbaino. El entrenamiento de ambos fue muy similar, ya que disputaron un partido de preparación a toda la cancha. El leitzarra, a quien la prueba de ayer sirvió para volver a tener contacto con el Manomanista, centró la parte final de su práctica en el remate, mientras que el de Goizueta se centró más en el saque, consciente de que será de vital importancia de cara a conseguir la txapela. El delantero de Asegarce se ejercitó durante cerca de una hora con Oier Mendizabal. Más tarde, su rival, hizo lo propio acompañado por Ibai Zabala.

"Están siendo días difíciles por el revuelo que se ha levantado en torno a la final", reconoció Oinatz Bengoetxea al término del entrenamiento que realizó ayer en el frontón Bizkaia. "No me esperaba para nada que fuese a suceder esto. He pasado de estar eliminado en el Campeonato a jugar la final. Entiendo que no sea fácil para nadie, pero tampoco lo es para mí", añadió el delantero de Leitza.

Con la mente puesta en descansar y desconectar, la noticia de tener que disputar la final le pilló de imprevisto a Bengoetxea VI, que tuvo que cambiar el chip y ponerse a pensar en la final de manera inmediata. La prueba de ayer en el frontón Bizkaia fue una buena prueba de fuego para el navarro, que acabó "muy contento" por cómo había ido el entrenamiento: "La verdad es que me he encontrado muy bien en la cancha y además me ha servido para tranquilizarme después de estos días tan raros".

Centrado ya en la disputa del duelo por la txapela del próximo día 19 en la cancha bilbaina, Oinatz, que en 2008 se alzó con el título del Manomanista, aseguró que está ante "una gran oportunidad de volver a ser campeón". "Este Campeonato es el que más ilusión me hace. Es el que más preparo de los tres y espero poder hacerlo bien".

Aimar Olaizola, que debido a que sus mano no se encontraban del todo bien solicitó el aplazamiento por una semana, tuvo en el entrenamiento de ayer una buena prueba para ver cómo se encuentra: "Lo más importante era probar la mano, he probado un poco más fuerte y me he encontrado muy bien", sentenció. "El lunes volveré a probar fuerte de cara a la final, pero ya estoy preparado para el partido".

"LA DECISIÓN NO ES NUESTRA" La polémica que se ha generado a raíz de la solución dictaminada para la disputa de la final, encontró respuesta en los dos contendientes que se medirán el próximo domingo. Sin entrar en polémicas, ambos pelotaris coincidieron en señalar que "la decisión no es nuestra, son otros lo que las toman".

Otro de los aspectos en los que concordaron los dos delanteros fue en señalar la ausencia de Xala como "una pena". "Yves ha tenido muy mala suerte, se merecía jugar esta final porque había llegado a ella, pero el mundo del deportes es así. A veces hace falta un poco de suerte", reconoció el goizuetarra, que la semana que viene tendrá la posibilidad de hacerse con una nueva txapela del Manomanista tras las logradas en 2005 y 2007.

fuente:noticiasdeguipuzcoa.com