Por la mejor de las causas

14
noviembre
2011

Pertenece a Padel

0 Comentarios

 

 

Aitana, la niña que sufre una cardiopatía congénita y precisa una operación en Boston, recibió ayer cuatro mil euros de un grupo de ilicitanos que organizaron un torneo de pádel
 
M. JOSÉ SANMARTÍN Los beneficios del deporte son de sobra conocidos. No obstante, estos se incrementan enormemente cuando la práctica del ejercicio tiene fines solidarios, y más aún cuando se trata de uno tan humano como hacer que Aitana esté un poco más cerca de la costosa operación que necesita. 
Aitana García es la niña de diez años de Tarazona, en Zaragoza, para la que se están recogiendo tapones de plástico en toda la geografía española. El fin es que con la venta de estos envases, sus padres recopilen todo el dinero necesario para costear la operación, la segunda que necesita, en un hospital de Boston.
 
A beneficio de esta causa, un grupo de ilicitanos aficionados al pádel organizaron un campeonato que culminó ayer y que consiguió recaudar cuatro mil euros, que se entregaron a la pequeña y a sus padres, que ayer visitaron Elche para presenciar las finales de la competición.
 
Al padre de la pequeña, Luis Miguel García, no se le acaban las palabras de agradecimiento para corresponder a la ayuda que están recibiendo desde toda España y, en el caso de ayer en concreto, a Fernando Corrales, organizador del campeonato. Este aficionado al pádel, del del grupo "Másque pádel Paquetes" de Facebook, pensó en organizar un torneo de esta disciplina y se le ocurrió que podía ser a beneficio de Aitana, de cuyo caso había sabido por los medios de comunicación y las redes sociales. "A partir de ahí me puse en contacto con la familia por si les parecía bien y, con su aprobación, organizamos el evento", expresó Corrales. 
 
La competición tomó gran repercusión gracias a las redes sociales y en él se involucraron unas 500 personas. Tuvieron unas 408 inscripciones, aunque unos pocos menos participantes, ya que hubo aficionados que se inscribieron para colaborar pero prefirieron no competir. A ellos se unen quienes contribuyeron en la organización del torneo y empresarios que aportaron su granito de arena como patrocinadores. 
 
La idea es que Aitana viaje el próximo mes de marzo a Boston para someterse a su segunda operación, según apuntó ayer su padre, Luis Miguel García. Hasta entonces la lucha diaria de estos padres por recaudar fondos continuará sin descanso, ya que deben reunir unos 200.000 euros. Además, más adelante hará falta una tercera operación, por lo que toda ayuda es poca. 
 
Por el momento, los 4.000 euros recaudados ayer se unirán a los cerca de 58.000 acumulados hasta ahora y esperan incrementar esta cantidad considerablemente con la organización de un concierto en Madrid próximamente. Además, han cambiado de empresa de reciclaje, y ahora es Acteco, de Ibi, el destino final de los tapones, ya que otorga a los padres cien euros más por tonelada de tapones que reciben. Así, ahora son 300 euros los que se les abona por cada tonelada de este tipo de plásticos.
 
A Luis Miguel García e Isabel Doiz, padres de Aitana, les cambió la vida totalmente cuando descubrieron, tras todo un peregrinaje de médicos, que la oportunidad de su hija, que padece una cardiopatología congénita, una atresia pulmonar sin tronco pulmonar con seis colaterales más comunicación interventricular y fisura palatina, pasaba por que le realizaran una operación en Estados Unidos. Allí, de la mano de un eminente cardiólogo infantil les dieron unas esperanzas que en España estaban ya casi agotadas. El único problema era el coste de la intervención. 
 
El padre vendió su taller mecánico pero se necesitaba mucho más y finalmente gracias a la solidaridad de muchas personas consiguieron llegar a la cantidad necesaria para la operación. La pequeña realizó hace un año un viaje que le cambió la vida. 
 
Antes de la operación, "tenía que estar con su padre o con su madre todo el tiempo; no tenía autonomía. No caminaba y tenía que ir en un carrito de bebé, no podía vestirse sola y precisaba de oxígeno en casa", recuerda Isabel, la madre de niña. La Aitana de ahora es muy distinta. La primera operación ha permitido, ya no solo caminar sino incluso que pueda montar en bicicleta. Así, Aitana disfrutaba ayer, mientras se celebraba el torneo en Pádel Club Elx Indoor, en la piscina de bolas jugando como cualquier otro niño. 
 
Pero a pesar de eso, la pequeña, a sus diez años, tampoco es ajena a su dolencia. "Se da cuenta de todo y quiere ser como un niño normal por lo que quiere volver a Boston y pregunta cuándo volveremos", relata la madre. La jornada de ayer tuvo también su parte lúdica y de convivencia y el día se completó con una comida para todos, una paella gigante, para unas 250 personas que fue degustada por los asistentes. 
 
Los padres confían reunir los fondos para la próxima operación gracias al dinero que obtienen de los tapones de plástico y a iniciativas como las de ayer. La idea de los tapones surgió al ver casos similares y al no saber "cómo recaudar dinero sin agobiar a la gente", señala Isabel. La madre explica que están obteniendo gran ayuda de particulares y empresas, como Seur, que transportan los tapones sin costes, y Digital Factory, además de administraciones e incluso hospitales que les hacen llegar también piezas de plástico. En este sentido, sirven todo tipo de tapones de botellas, aerosoles, tapaderas de café, y un largo etcétera. Los interesados en colaborar u obtener más información sobre esta causa pueden visitar la web www.unasonrisaparaaitana.org.
 
 

 

Fuente:informacion.es