«Ojalá que el pádel pegue el salto a nivel profesional que se merece»

03
junio
2013

Pertenece a Padel

0 Comentarios
01-06-13 Polígono de Valverde.

No se tiene todos los días la oportunidad de jugar con dos campeones del mundo. Se les suele contemplar por televisión, muy lejos de la cotidianeidad diaria del deportista aficionado. Sin embargo, el Circuito Provincial de Pádel, que celebra desde ayer el Master que cierra su primera edición, trajo hasta las instalaciones de Padelzone en el polígono industrial de Valverde del Majano a dos estrellas de ese deporte. Un hombre y una mujer, ambos argentinos, que en 2012 consiguieron alcanzar la cima del pádel. Por separado, con sus respectivas parejas de juego, Fernando Poggi y Cecilia Reiter consiguieron el título con el que todos sueñan y pocos conquistan.

Ese y otros triunfos les han convertido en estrellas de su deporte y en los profesores por unas horas de los participantes en el Circuito Provincial de Pádel. Organizada por el Área de Asuntos Sociales y Deportes de la Diputación Provincial de Segovia, esta cita ha puesto de nuevo el acento en el auge experimentado por este deporte en los últimos años. «En España sigue creciendo. No parece tener límites ni fronteras. Esperemos que siga esta curva de crecimiento tan sostenida que está teniendo en los últimos años. Creo que se va a convertir en un deporte de referencia», señaló Cecilia Reiter. Las claves de la exitosa implantación del pádel habría que buscarlas, según la propia Reiter y su compatriota Poggi, en el carácter accesible del pádel. «Todo el que lo prueba se engancha. Gente que a lo mejor nunca ha hecho un deporte de raqueta se mete en una pista de pádel y el primer día ya se divierte. Alguien que no está habituado a hacer deporte o que no tiene un estado físico súper atlético puede disfrutar», explicó la argentina.

Al contrario que otros muchos jugadores, ella no llegó rebotada del tenis. «Desde muy chiquitita empecé a tomar clases de pádel y fui mejorando e incrementando mi nivel hasta que un día te encuentras jugando tu primer torneo profesional», relató. El apoyo de sus patrocinadores le han permitido dedicarse profesionalmente a ello, pero la competición no reparte premios demasiado jugosos. «Falta que crezca la rama femenina», subrayó.

Fernando Poggi comparte con Reiter la dedicación casi exclusiva al pádel. Cuando no tiene ningún torneo, el argentino se entrena a nivel técnico, físico y psicológico. Tras ser campeón del mundo el pasado año, sus objetivos están enfocados a mejorar su juego y a llegar lo más lejos posible en las próximas citas que afronte. Hace muy poco se quedó gratamente sorprendido por cómo la ciudad de Cáceres se volcó con el pádel. Motivos como ese le llevan a expresar un deseo: «Ojalá que sigan apoyándonos los medios y el pádel pegue el salto a nivel profesional que se merece, porque a nivel amateur está explotando».