Oinatz Bengoetxea (Finalista de Asegarce): «Ganar sería increíble, pero la txapela no nos quita el sueño»

03
abril
2017

Pertenece a General / Pelota Vasca

0 Comentarios
descarga (1)

Oinatz Bengoetxea es la voz de la experiencia de los finalistas del Campeonato de Parejas. A sus 32 años, el delantero leitzarra ejerce de veterano curtido en mil batallas. Sabe que gran parte de las opciones de ganar la txapela el domingo en el frontón Bizkaia de Bilbao pasan por sus hombros. Al debutante Larunbe, su pareja, no se le puede exigir más. Oinatz asume su papel, pero es consciente de las dificultades que entraña la tarea y más ante dos pegadores como Irribarria y Rezusta.

- Es su tercera final del Campeonato de Parejas. La primera la perdió con Beloki ante Irujo y Goñi III en Donostia (22-12). La segunda, una década después, la ganó con Untoria en Bilbao ante Berasaluze II y Zubieta (7-22). Y repite el domingo en el Bizkaia, esta vez con Larunbe, ante Irribarria y Rezusta. ¿Objetivo cumplido?

- Completamente. Llegar a disputar la liguilla de semifinales ya era un éxito para nosotros. Había muchas parejas con opciones de entrar hasta el último momento. Estar ahora en la final es algo grande. La satisfacción también.

 

- ¿Considera que ha sido el campeonato más igualado de los últimos años?

- Igual sí. Dejando de lado a Irribarria-Rezusta, que llamaron la atención desde el día de la presentación y que han demostrado que han sido superiores, se ha visto que el resto estaban mejor niveladas que otros años. El mérito de haber llegado hasta aquí ha sido nuestro.

- ¿Cómo llega a la final del domingo en el Bizkaia?

- El Parejas es el campeonato más duro de todos mentalmente. Justo antes de la liguilla de semifinales estuve saturado un par de semanas, pero conseguí darle la vuelta. A mí se me hace muy largo.

- Es la sexta en Primera, ¿cómo lo valora?

- Estoy satisfecho de mi carrera deportiva hasta ahora. Los últimos tres o cuatro años están siendo los mejores. He adquirido una experiencia que me está sirviendo para estar ahí arriba, con los mejores. Ganar en noviembre la txapela del Cuatro y medio, la única que me faltaba, ha sido muy importante para mí. Estoy disfrutando en la cancha como antes no lo hacía y eso se nota. Las txapelas son casi todo en el mundo de la pelota, pero tanto valor o más tiene disfrutar uno en la cancha y hacer disfrutar a los demás.

- ¿Se acostumbra uno a ganar txapelas?

- Nunca, pero lo más importante es que te aporta tranquilidad. Si no tienes ninguna, necesitas tenerla. Y cuando la consigues luego quieres más. Tengo tres y no tengo ya esa ansiedad.

- ¿Es tan importante atravesar por un momento dulce de juego para hacer algo sonado en un campeonato?

- Sin duda, pero no solo en el Parejas, también en el Manomanista y en el Cuatro y medio. Cada pelotari trata de hacerlo lo mejor posible, pero no siempre se consigue.

- ¿Su mejor partido?

- El de Tolosa y el de Hendaia, ambos ante Irribarria y Rezusta.

- ¿El peor?

- El de Galdakao, no jugamos bien ninguno de los dos. No estuvimos cómodos.

- Uno que no haya podido olvidar en su vida…

- El del Uranzu de Irun hace dos años frente a Irujo y Barriola. Es el mejor que he hecho en mi carrera en cuestión de remates.

- ¿Le extraño que le alinearan con Larunbe, un debutante?

- Un poco, porque había muchos boletos para que formara una pareja vizcaína con Urrutikoetxea. Estaba jugando a un gran nivel antes del inicio del campeonato y a mí me hacía mucha ilusión competir con él.

- Volvía a conceder ventajas como en su día lo hizo con pelotaris como Begino, Ladis Galarza, Aretxabaleta o el propio Untoria.

- En los últimos años me ha tocado jugar con zagueros jóvenes por mi condición de veterano. En un campeonato tan largo como el Parejas, la experiencia se va adquiriendo a base de jugar partidos. Al principio no hicimos partidos buenos, ninguno estaba a gusto en la cancha, pero luego hemos sabido darlo todo en los partidos claves. Pasó más o menos lo mismo con Untoria. Entró en lugar de Aretxabaleta y el campeonato le llegó en el mejor momento de juego de su carrera. Por eso ganamos la txapela.

- ¿Qué les da?

- Intento transmitirles confianza, sobre todo cuando llegan los malos momentos. Larunbe es un pelotari que asimila pronto lo que le dices. Me hace bastante caso.

- ¿Le ha echado alguna que otra bronca?

- No, pero me gusta estar encima de mi compañero, preocuparme por él, por cómo se encuentra, animarle para que no baje la guardia. Mentalmente es muy importante.

- ¿Le ha sorprendido su rendimiento?

- No, porque llevaba tiempo rayando a gran altura. Es un zaguero muy fuerte, alto, con dos manos muy sueltas. Mentalmente ha sabido mantener el tipo en los partidos importantes y eso, hoy en día, es muy importante. Es muy inteligente, estudia muy bien los partidos.

- Vieron el Irribarria-Rezusta contra Olaizola II-Untoria juntos en un bar del Casco Viejo de Bilbao…

- Hubo nervios. Ya habíamos hecho nuestro trabajo ganando la víspera a Jaka y Zabaleta, pero no dependíamos de nosotros mismos.

- Eso demuestra que se llevan bien.

- Somos amigos, dentro y fuera de la cancha. Pero no de ahora porque hayamos hecho pareja en el campeonato, sino desde hace tiempo.

- ¿Qué se le pasó por la cabeza cuando Aimar Olaizola levantó un 17-10 en contra y se puso 17-18?

- Antes del partido ya le dije que iba a ser muy difícil entrar en la final. Nosotros sufrimos mucho ante Jaka y Zabaleta, Olaizola II y Untoria también se lo pusieron complicado a Irribarria y Rezusta.

- ¿Qué opinión tiene sobre los descansos obligatorios?

- En general son malos para la pelota. A veces te benefician y otras, te perjudican.

- Para Aimar y Untoria fue una losa.

- Les mató porque Irribarria y Rezusta volvieron a tomar la iniciativa hasta el final.

- Con el billete ya en el bolsillo, Irribarria declaró que no quería ver ni en pintura a Aimar en la final.

- Ni él, ni nadie. Tiene tanta experiencia y tantas txapelas que es el peor rival con el que puedes encontrarte.

- ¿Prefiere a Irribarria?

- A ninguno de los dos.

- Dígame algo del campeón…

- Aunque pasa desapercibido para el público, defiende muchísimo con la derecha. Es muy difícil rebasarle y, si no le obligas demasiado, te pone la pelota en el ocho.

- ¿Y de Rezusta?

- Con su golpeo, la pelota te viene siempre tocada y torcida. Además, anda muchísimo en la cancha. Es el zaguero más rápido de todos. Para lograr el tanto tienes que hacerlo todo perfecto porque si no llega él y lo acaba. Transmite mucha seguridad al compañero. Apenas pierde pelota.

- ¿Tienen puntos débiles?

- No creo, durante el campeonato han demostrado ser una pareja de garantías. No se ponen nerviosos, confían en sus condiciones y son muy constantes.

- ¿Se complica más la cosa al tratarse de dos zurdos?

- Es diferente.

- ¿Han preparado algo especial?

- Debemos jugar agresivos, como lo hizo Aimar en la semifinal, pero lo complicado es conseguirlo. Si te quedas esperando, te pasan por encima.

- Pero usted ya ha ensayado a alternarles el saque desde el txoko y desde el centro…

- Lo he hecho para intentar incomodarles. En el juego clásico tienen otra capacidad que el resto y no hay nada que hacer. No son imbatibles, ya les hemos ganado en dos ocasiones, pero no creo que tropiecen tres veces en la misma piedra… Nosotros no tenemos presión.

- ¿Puede ser decisivo el material en la final?

- Espero que no haya demasiada pelota. Con el poder que ellos tienen pueden tener a Larunbe todo el rato atrás.

- ¿Está a gusto con el que ha jugado hasta ahora?

- Sí, en general está siendo bueno.

- ¿Qué prefiere, pelotas vivas o muertas?

- Depende del rival y el escenario de la final. El frontón Bizkaia le va mucho mejor a su juego que al nuestro. Es noble, bastante lento y tiene una gran altura.

- ¿Hubiera preferido otro para jugar la final?

- Me hubiese gustado jugar de nuevo en Hendaia.

- A estas alturas de la película no va a cambiar su estilo de juego…

- No, si lo hago no tendremos ninguna oportunidad de ganar. La intensidad estará implícita en nuestro juego. Habrá que arriesgar.

- ¿Se ve jugando un partido de hora y media?

- No creo que sea así. Si el partido es largo significará que ellos están cómodos en la cancha y eso es precisamente lo que tenemos que evitar.

- ¿Cuál es el partido de mayor duración de su carrera a Parejas?

- No me acuerdo, pero de hora y media pocos. No vamos a estar de balde en las cancha

- ¿Su peor rival?

- Aimar Olaizola, sin duda. Tiene un palmarés increíble. Irujo ha sido el más exigente y explosivo, ante el que más tenías que arriesgar. En cambio, a Aimar pocas veces le ganabas.

- ¿Cree que la juventud de Irribarria y Rezusta puede pasarles factura en una final?

- No creo, ya han demostrado que son dos pelotaris mentalmente muy estables, apenas tienen altibajos. Hombre, la presión puede afectarles, pero como a casi todo el mundo. Sería importante comenzar ganando el partido.

- ¿Cree que Larunbe, su zaguero, puede pagar la novatada al ser debutante?

- No, porque para nosotros la final es algo para disfrutar. Le he visto muy tranquilo, no creo que se ponga nervioso. Estoy convencido de que va a hacer un gran partido.

- Ganar la final sería…

- Algo increíble, pero a nosotros no nos quita el sueño la txapela.

- Y perderla…

- En ningún caso sería una decepción.

- ¿Cuántas entradas ha reservado?

- Unas 180.

- ¿Qué le parecen los precios?

- Son los mismos del año pasado, pero las canchas me siguen pareciendo caras.

- ¿Cómo va su renovación de contrato?

- No he renovado todavía, pero las conversaciones van por buen camino. Esperamos llegar pronto a un acuerdo. Estoy contento en Asegarce, llevo muchos años en la empresa y creo que ellos también están contentos conmigo.

- ¿Le gustaría colgar el gerriko en Asegarce?

- Tengo 32 años y, tal y como están las cosas ahora, no espero que me ofrezcan un contrato de seis. Eso solo pasa con las grandes figuras. Estamos hablando entre dos y tres años.

Fuente:Diariovasco.com