Nadal, sin drama ante Verdasco, se cita con Federer

15
marzo
2017

Pertenece a General / Tenis

0 Comentarios
14895276095668

Nunca es un camino plácido de transitar el de Rafa Nadal cuando delante tiene a Fernando Verdasco. En el recuerdo permanece aquel encuentro de hace ocho años en Australia cuando el madrileño llevó al límite al oro olímpico en Pekín, una victoria en el quinto set de la que se pudo desquitar el año pasado en primera ronda, también en cinco sets. Pero esta vez no hubo drama para el gigante balear. [Narración y estadísticas (6-3, 7-5)]

 

Nadal estuvo lo suficientemente fino como para sacar de onda a Verdasco -actualmente el número 29 del mundo- y apuntarse la victoria en tercera ronda de Indian Wells, el primer Masters 1.000 de la temporada. Ahora, rumbo a unos octavos de lujo, ante Roger Federer. Los finalistas del Open de Australia revivirán la rivalidad más célebre de las últimas décadas. Hasta 35 veces se cruzaron ya. La historia habla de superioridad de Nadal (23 triunfos), pero en la última, esa cumbre de Melbourne, triunfó el suizo, en cinco sets. Llevaban sin medirse desde 2015 y ahora lo hará por segunda vez en apenas mes y medio.

No es Federer el mismo de los últimos años. Tampoco lo es Nadal, como confirmó con su seguridad ante Verdasco. Ganó de forma escueta, sin dejarse la piel en el intento. El desgaste físico de otras ocasiones esta vez no fue necesario. Apenas hubo intercambios prolongados y el mallorquín ofreció su versión más práctica y resolutiva.

A la causa contribuyó Verdasco, que fue perdiendo los nervios a medida que se le echaba encima el marcador. Empezó a hablar solo y a reclamarle al juez de silla por el reflejo de las gradas en los ojos. Mala señal.

35 grados en la pista

Y eso que su inicio fue notorio. El capitalino salió con decisión y no se dejó intimidar por el nuevo estado de ánimo de Nadal, finalista en Australia y en Acapulco. Su servicio y su derecha funcionaron desde el principio anticipando otra jornada farragosa para el mallorquín, con el añadido de los 35 grados de temperatura en pleno desierto californiano. Un pequeño infierno.

Así transcurrieron las cosas durante los primeros 20 minutos de juego, casi pleno de puntos de ambos sobre el primer servicio y muy pocas concesiones, una tónica que rompió Nadal en el octavo juego sobre el saque de su rival, con una movilidad sobresaliente y pleno de confianza con el revés y la derecha.

Quebró a su rival dejándolo en blanco y se apuntó el juego posterior para comandar la primera manga en poco más de media hora. 6-3, una ventaja que le permitió enfilar el segundo set con más confianza aún y forzar desde temprano el break de su rival, muy molesto por la doble falta concedida en el punto de ruptura. 2-1.

Prolongación innecesaria

Sin embargo, Nadal no supo rematar la faena y eso le dio vida su rival. Verdasco recuperó el break perdido y se volvió a meter en la lucha, tensando la cuerda y provocando los errores no forzados del balear que no se vieron en el primer set.

Al final resultó una manga larga y tediosa, innecesariamente prolongada por la falta de acierto de ambos y marcada por las dobles faltas de Verdasco, siete en total. La última facilitó la ruptura en el undécimo juego que puso a Nadal a un juego de la victoria y de la siguente ronda. Después de superar semejante escollo, a Nadal le espera Federer -venció a Steve Johnson por 7-6(3) y 7-6(4)- y Djokovic en unos hipotéticos cuartos de final. Mejor test imposible para su estado de ánimo y juego.

Fuente:elmundo.es