Larunbe: “Jugar la final sería algo inmenso”

14
marzo
2017

Pertenece a Frontón / Pelota Vasca

0 Comentarios
img_jvinaixa_20160822-211647_imagenes_md_colaboradores_pelota_miribilla_22-08-201621-kvB-U428612035552q-980x554@MundoDeportivo-Web

En su primera participación como titular en el Campeonato de Parejas, Mikel Larunbe se encuentra a una victoria de meterse en la final. La presión le ha jugado alguna mala pasada en la liga de cuartos, pero asegura el joven zaguero de Galdakao (24 años) que, una vez alcanzado el objetivo de disputar las semifinales, esta se ha desvanecido. Tras haber ganado en la primera jornada de esta nueva liguilla a Olaizola II-Untoria, es momento de disfrutar y de soñar.

¿Quién le iba a decir a usted, hace un año, que a estas alturas iba a estar a una victoria de meterse en la final del Campeonato de Parejas de Primera?

 

Hace un año estaba jugando las semifinales del Parejas de Promoción y ahora estoy en las de Primera y en plena pelea. No pensaba que iba a ser así. Más no puedo pedir.

Ahora, su nombre está en boca de todos los pelotazales, pero llegar hasta aquí no ha sido fácil para usted. Ha tenido que sufrir los rigores de la mano profesional…

Sí. Cuando debuté lo pasé bastante mal con las manos. Otras épocas estaba bien físicamente, pero sin confianza ni juego. Me hacían faltas horas de frontón. Llevo cuatro años trabajando a tope, tres de ellos con Josetxu Areitio a destajo día sí y día también. Y poco a poco han ido llegando los resultados. Tengo muchas cosas para mejorar, pero voy tirando hacia delante.

Para usted, el verano del año pasado fue un momento clave. Entonces dio un salto adelante.

Sí, la empresa decidió apretarme un poco más, ponerme partidos de otro nivel. Hice un verano bastante bonito, la empresa quedó contenta y ya me puso la prueba final, el Parejas de Primera. El balance es positivo. Hay que seguir trabajando a tope, pero también disfrutar del momento.

La del pasado sábado, iba camino de ser una mala tarde para usted. Pero, con 12-3 en contra, le dio la vuelta y usted y Bengoetxea VI acabaron ganando. Tiene merito.

Hubo varias razones. En los primeros tantos, quería quitarle pelota a Aimar y alguna se me fue arriba. Pero tenía buenas sensaciones, la pelota me salía bien de la mano. Sabía que, a nada que me asentara un poco, iba a hacerlo mucho mejor. Y así fue. Salió todo perfecto, pude darle la vuelta a un mala situación, me quedo con eso.

Decía en la elección de material que, tras alcanzar el objetivo de las semifinales, se había quitado la presión de encima. Pero ahora, con el caramelo de la final ahí, ¿vuelve a aparecer esa presión?

Que va. Sabíamos antes de lograr el pase que es muy difícil ganar cada partido de semifinales contra estos rivales. El otro día conseguimos un gran punto, pero los dos partidos que nos quedan son contra parejas que nos pueden ganar perfectamente. Queda mucho trabajo por hacer. No hay que obsesionarse por ganar. Hay que salir a morder a la cancha, pero disfrutando del momento.

El próximo partido es contra Irribarria-Rezusta, cuyas dos únicas derrotas se han producido frente a ustedes. Eso debe darles un plus de confianza.

Sí, sabemos que no son invencibles. Abren mucho hueco, dominan fácil, son favoritos, pero trabajando duro y haciendo las cosas bien se les puede ganar.

¿Cuál es el secreto para mantenerles a raya?

No tenemos el secreto. Ellos son muy explosivos y lo más importante es entrar desde el inicio muy concentrados, sabiendo que vas a estar dominado, y no entregar el tanto. Hay que obligarles a que trabajen mucho, que le den muchas veces a la pelota, y aguantar el tirón en la primera parte. Cuando les hemos ganado así ha sido. Ya en la segunda parte no dominaban tan fácil. Entonces hay que enredarles delante, porque detrás es muy difícil hacerles daño.

¿Qué tal le ve a Bengoetxea VI?

Muy bien. El peor partido que ha hecho, ha jugado bien. A partir de la segunda jornada, cogió un nivel increíble. Me ayuda muchísimo. Me quita saques, pelotas complicadas y hace una labor psicológica para mantenerme centrado. Me quita presión, me motiva muchísimo. Es un gran apoyo dentro y fuera de la cancha.

En los últimos cuatro años, siempre ha habido un pelotari vizcaíno en la final del Parejas: Berasaluze en dos ocasiones, Aretxabaleta, Urruti… ¿Habrá una quinta vez?

Ojalá. Nos quedan dos partidos muy complicados, pero no perdemos la esperanza. Sabemos que podemos estar ahí. Sería algo inmenso.

Fuente:elmundodeportivo.com / Joseba Fonseca