Irujo sentencia a Bengoetxea VI

18
mayo
2010

Pertenece a Pelota Vasca

0 Comentarios

 Irujo sentencia a Bengoetxea VI

A Martínez de Irujo no le basta con ser un pelotari anestésico, de esos que ganan por aplastamiento. Lo suyo es otra cosa, necesita jugar con bravura, asumir muchos riesgos y ser un contrario volcánico. En resumen, es un actor diferente y con un patrón de juego que rompe la más pura ortodoxia del mano a mano tradicional.

Ayer en el Atano III de San Sebastián pasaportó para el frontón del olvido a Bengoetxea VI, que vuelve a fracasar por segundo año consecutivo con estruendo en la competición reina de la pelota vasca. Y lo hizo de una manera incontestable (22-10) y pudo ser mucho mayor la avería porque como reconoció en la rueda de prensa, «cuando me he visto ganador me he relajado».

Es su tercer éxito consecutivo en la liguilla de cuartos de final del Campeonato Manomanista. Además, consigue el visado para las semifinales del Manomanista y se erige en el principal candidato para conquistar la ‘txapela’ más prestigiosa de la mano profesional. Sin lugar a dudas se ha convertido por derecho propio en el pelotari de la década.

Los hombres de las apuestas, que casi siempre muestran una gran querencia por su color, tiraron el dinero a su favor, doble a sencillo. Y mejor no se les pudieron poner las cosas a este comité de sabios cuando se colocó al mando del luminoso: 5-0. Él mismo se autocortó la racha (5-1) al enviar un sotamano dos paredes a la contracancha.

El de Leitza, con lo mejor de su libreto, se puso a un tanto del escapado, 5-4. Fue una auténtica quimera. Irujo aumentó el voltaje en el peloteo y pegó un arreón (13-5 y 20-6) que dejó sin alma al encuentro y a los seguidores del de Leitza tiritando. A continuación se tomó una de esas licencias, un pequeño relajo, que sólo está al alcance de los elegidos.

Al destensar la cuerda, Oinatz Bengoetxea, con el guión perdido pudo maquillar el resultado final, 22-10. El representante de la empresa bilbaína emitió una paupérrima imagen. Falló 10 pelotas no forzadas y acusó cuatro saques. Una pobre estadística para un ex campeón del campeonato manomanista.

Los números vienen a constatar que el choque no fue nada del otro mundo. No gustó a casi nadie. Entre regalos y ese juego áereo que no termina de convencer a los puristas de la materia, los intercambios de pelotazos fueron muy escasos, y vienen a reflejar la escasa competencia que reinó en la cancha. En total fueron 177. Una cifra muy por debajo de la media que se estila en los partidos del torneo individual a toda cancha.

El desenlace tuvo dos efectos determinantes en la composición de lo que serán las semifinales. Irujo llega invico a esta fase. Y su triunfo de este domingo catapulta a Asier Olaizola a las mismas. El de Goizueta estaba a la espera de lo que sucediera ayer en el Atano III tras ganar el sábado con autoridad a Barriola, y la victoria de Irujo le dio el ansiado pasaporte para la siguiente ronda.El tercer semifinalista es Yves Xala. Y el cuarto saldrá del enfrentamiento que mantendrán el sábado Patxi Ruiz y Retegi BI en Pamplona.

Ganó Olazabal

En el partido con el que se abrió la reunión celebrada en el frontón donostiarra, Olazabal y Martínez de Eulate se impusieron (22-15) a Idoate y el riojano Merino. Los ganadores, además de agarrarse a la eficacia -regalaron muy pocas pelotas- fueron superiores a sus oponentes en sus respectivas parcelas. En menos de una hora de encuentro quedó resuelta la discusión pelotística.