Irujo: “Habrá un día que no llegue a ninguna final, pero estoy preparado

10
diciembre
2010

Pertenece a Pelota Vasca

0 Comentarios

2010120901385962 640 Irujo: Habrá un día que no llegue a ninguna final, pero estoy preparado

En el deporte hay números uno y números uno. Los hay insolentes, creídos, endiosados y estúpidos. Por suerte la moneda tiene otra cara más normal. Juan Martínez de Irujo Goñi (Ibero, 1981) es ahora mismo el referente de la mano profesional por títulos, juego y lo que arrastra en los frontones. Y sin embargo Juan sigue siendo Juan, el de Ibero. Pasional en la cancha; rocero, cercano y bromista de paisano. Un tipo de la calle. .

En el deporte hay números uno y números uno. Los hay insolentes, creídos, endiosados y estúpidos. Por suerte la moneda tiene otra cara más normal. Juan Martínez de Irujo Goñi (Ibero, 1981) es ahora mismo el referente de la mano profesional por títulos, juego y lo que arrastra en los frontones. Y sin embargo Juan sigue siendo Juan, el de Ibero. Pasional en la cancha; rocero, cercano y bromista de paisano. Un tipo de la calle.

¿Las finales se han convertido en una especie de costumbre?

Para mí no, porque cuesta muchísimo llegar a una final. La competencia es enorme, y llegar a una final es un premio siempre, es la recompensa al trabajo. Cuando me preguntan otra final, yo respondo, una final no otra.

¿Cada final es singular?

Todas son diferentes, simplemente porque estamos muchos pelotaris y aquí todo el mundo tiene sus opciones. Yo tengo la suerte de jugar y poder llegar a finales.

22 torneos desde que debutó, 13 finales.

Si fuera por los números en los siguientes cuatro años jugaría otras 10 finales y casi no tendría que entrenar ni jugar. No, en serio la gente no sabe bien lo que cuesta llegar hasta aquí.

¿Le asustan sus números?

No, eso está conseguido. Me gustaría que llegase la novena txapela el domingo, y que durante estos años ocurra lo mismo, que esté en muchas finales.

¿Qué es para usted competir?

Yo me lo tomo como un examen. Para mí esto es como el colegio. Tres trimestres, tres exámenes: Cuatro y Medio, Parejas y Manomanista. Y yo intento sacar la mejor nota siempre.

¿Por qué es tan competitivo?

Porque me gusta mucho. Yo no conozco a un pelotari que pierda y diga bah, me da igual. A todos nos gusta ganar.

¿Ganar da placer?

Jode que si da placer. Es un descanso enorme. Una txapela es un 10 para ese trabajo, y no sólo por ti, sino por todos los que están ahí: la familia, los que trabajan contigo, los amigos… todos tienen una parte de esa txapela.

¿Cuánto dura el subidón de una txapela?

Esa noche no duermes, te metes en la cama y estás pensando en levantarte al día siguiente para seguir viviendo lo que es ser campeón. Si ganas ese día te vas de fiesta y al día siguiente no tienes ni resaca ni nada. Te metes en la cama y no puedes dormir, porque te vienen recuerdos de lo que has conseguido y las ganas de celebrarlo.

¿Qué es lo más bonito de una final?

Tienes momentos. Cuando llegas a 22, cuando te dan la txapela, la llegada al sitio donde te esperan los amigos para celebrarlos, el levantarte al día siguiente y leer los periódicos.

Desde fuera parece todo muy fácil.

Parece eso es, parece. Pero no lo es. Aquí hay que cuidarse todos los días, privarse de muchas cosas… ¿a quién le apetece salir a correr con este frío? Yo hago lo que me gusta y disfruta.

¿Ve que ha cambiado en algo, además de en la edad?

Me veo con más experiencia, y con eso ganas. Sé estar mejor en la cancha y soy más paciente.

¿Menos nervioso?

Eso estás siempre. Con la edad te metes más presión también.

Su forma de jugar, el empalmar tantos campeonatos y finales, ¿le desgasta, teme que le pase factura?

No sé si pasará factura. Yo sé que esto no es para siempre y habrá algún día en el que Irujo no llegue a ninguna final, pero estoy preparado. A mí este ritmo me estresa, pero la pelota de hoy día sin competición no gusta a la gente. Aquí empalmamos campeonatos sin parar… y tengo muy claro que el año que viene después del mano a mano no me ven el pelo en 15 días. Quiero vacaciones de las de no hacer nada. Desconectar. Pero no me quejo de lo que hago, las cosas no están para decir esto lo juego y esto no. Tal y como está la situación tenemos que echar una mano todos para salir adelante.

Hace unos días dejaba la empresa Pedro Martínez de Eulate, un buen amigo.

Me dio tristeza, pena porque es un chaval que tiene edad y condiciones para jugar años a pelota. Ha tenido una temporada mala por las manos y su situación contractual. Pero bueno Peio es fuerte y sabrá salir de esta.

L.GUINEA . SAN SEBASTIÁN

Fuente:diariodenavarra.com