El ‘Zorionak zuri’ no sonó en el Astelena

06
mayo
2013

Pertenece a Frontón / General / Pelota Vasca

0 Comentarios
resizer

 Seguro que Asier Olaizola celebró ayer su 38 cumpleaños como merecía la ocasión, pero seguramente le habría gustado añadir a su lista de regalos la clasificación para octavos de final del Manomanista de Primera. O al menos una despedida acorde a su larga trayectoria en la que es posible que haya sido su última participación en la competición. Pues no. Regresó a casa sin lo uno y sin lo otro. Y se vio obligado a meter en su bolsa de deporte la derrota más abultada que ha sufrido desde que debutó en este torneo, todavía más dolorosa que el 8-22 ante Idoate de 2011.

El novel Jon Jaunarena, de 21 años, no tuvo piedad del mayor de los hermanos de Goizueta, al que propinó un 3-22 inapelable, fiel reflejo de lo sucedido sobre la cancha de un Astelena en el que no sonó el 'Zorionak zuri', sino una letanía triste de diecisiete tantos consecutivos entre un apretado 3-5 y un triste 3-22.

Acusó Asier Olaizola la falta de rodaje. Venía de jugar sólo cuatro partidos desde que comenzó el año. Escaso bagaje para competir en la élite. Ni siquiera pagó su habitual talón de Aquiles en los duelos individuales, el resto de saque. Jaunarena anotó seis con ese arma. Hay días en los que el de Goizueta ha encajado más de diez.

Le falló todo lo demás. Se vio superado claramente en pegada, los sotamanos se le escaparon a la contracancha o se le cayeron abajo, no pudo quitarle nunca la iniciativa al contrario en tantos muy cortos -sólo hubo uno que rebasó la decena de pelotazos-, no adivinó los remates del adversario…

Jaunarena aprovechó la viveza del frontis del Astelena para martillear una y otra vez las defensas de Asier Olaizola, desbordado la mayoría de ocasiones, incapaz de contrarrestar lo que se le venía encima en un partido que, curiosamente, comenzó con una falta de saque de cada contendiente. El de Goizueta cometió la primera al mandar a botar la pelota al siete y medio (0-1). La segunda correspondió a Jaunarena, cuyo envío se quedó corto (1-1).

Después vino el festival de Jaunarena, debutante en Primera gracias al título de Segunda conseguido el pasado año. Confirmó la frescura de su pegada. La derecha le funcionó y exhibió tranquilidad suficiente para culminar con dejadas y dos paredes. Tampoco necesitó tirar de ellas con asiduidad ya que un buen número de tantos terminó atrás.

Ni siquiera le hizo falta desenfundar la zurda, una de sus temibles armas. «No habré dado ni diez pelotazos con la mano izquierda», confirmó a los periodistas. Ya habrá ocasión de tirar de ella ante adversarios que presenten mayor oposición. Encontrará quienes le aprieten y le obliguen a pelotear por detrás del siete y a recular para defenderse de aire.

De todas maneras, Jaunarena reúne cualidades muy interesantes para el mano a mano en toda la cancha. Hay pocos, incluso entre los punteros, a los que la pelota les sale con tanto brillo de la mano.

De momento ha alcanzado los octavos de final con una victoria en su debut y rememorará frente a José Javier Zabaleta la semifinal del Manomanista de Segunda que ambos disputaron el 28 de mayo de 2012 en el Beotibar de Tolosa. Entonces Jaunarena se impuso por un ajustado 22-21. A priori es uno de los duelos más atractivos del próximo fin de semana de un Manomanista al que el pelotazale ha dado la espalda este fin de semana salvo en Legazpi. Los números cantan.

Fuente:diariovasco.com