El histórico frontón Beti-Jai será propiedad del Ayuntamiento

21
marzo
2012

Pertenece a Frontón

0 Comentarios
38

 

Se salvó de una muerte segura en forma de pelotazo inmobiliario cuando la Comunidad lo convirtió en Bien de Interés Cultural (BIC), en febrero del año pasado. Pero eso sólo ha sido el primer paso para salvar el histórico frontón Beti-Jai, que amenaza ruina en pleno centro de Madrid, muy cerca de La Castellana (Marqués de Riscal, 7).

El siguiente ha de venir del Ayuntamiento que, según ha podido saber LA GACETA, se ha decidido a comprarlo ante la desidia de sus dueños, la empresa donostiarra Tarcosul Gestión, que no sólo no han presentado un proyecto de rehabilitación, sino que ni tan siquiera han ejecutado un mantenimiento mínimo (presentaron a Patrimonio un plan global en 2008 que no han cumplido, explican desde el propio Consistorio) ni en las fachadas ni en los forjados. A finales de 2010 sacaron de su interior escombros, cortaron varios árboles y limpiaron todo el espacio donde años atrás había sido la zona de juego de los pelotaris. El aspecto actual del exterior es una fachada tapada con una malla y con una cubierta metálica para evitar que, si se desprenden cascotes, caigan a la acera. Desde entonces, el cambio sustancial de ser BIC ha modificado su situación.

El área de Urbanismo del Ayuntamiento ya se comprometió en 2004 –ya lo contemplaba el plan general– a la expropiación, pero al final no la llevó a efecto. Con la catalogación BIC “se ha de preservar los valores del edificio” y cualquier intervención debe ser, como reza en la declaración del Gobierno regional, para “uso deportivo”, por lo que el proyecto ha de contar con ese requisito dentro de un distrito, el de Chamberí, necesitado de instalaciones como esta. En caso de que se planteara otro proyecto, debe “considerar la restauración y rehabilitación de lo existente”.

Ahora, de esos planes iniciales, se ha pasado al expediente de expropiación. En esta fase, Urbanismo ha recurrido a la fórmula del justiprecio. Según varias fuentes consultadas, el Ayuntamiento ha llevado a los tribunales a Tarcosul Gestión al creer que el precio era más caro de lo que vale este solar, de 3.609 metros cuadrados, concebido por el arquitecto Joaquín de Rucobapara albergar en sus tribunas a casi 4.000 espectadores.

La propiedad, que puso en manos de Rafael Moneo un proyecto fallido para convertirlo en un hotel de lujo de la cadena NH, tiene, añaden estas fuentes, una deuda hipotecaria a favor de la Agencia Tributaria de 6,8 millones de euros. Esta cantidad está, no sólo muy lejos de esa época de finales del siglo XIX (medio millón de pesetas), sino también de la última venta, los 389 millones de pesetas (2,4 millones de euros) que le pagaron a la filial de Peugeot en España (PSA) a mediados de los noventa.

El Consistorio ha recurrido el justiprecio en los tribunales

El último uso que tuvo el Beti-Jai (“siempre fiesta” en su traducción del vascuence al castellano) fue el de taller de automóviles. Además de frontón (en la capital llegó a haber una veintena de ellos en el XIX), actividad que duró hasta 1918 (se prohibieron los juegos de apuestas y otros deportes empezaron a ponerse de moda en España), también ha sido lugar de asambleas de alcoholeros, una escuela militar particular, garaje, comisaría…

Desde 1989 está cerrado a cal y canto, al tiempo que se ha ido forjando una plataforma para salvarlo. Gracias a esa iniciativa –han llegado a recoger cerca de 4.000 firmas–, llegó primero al Defensor del Pueblo y luego al certificado BIC. Ahora queda que el Consistorio cierre la operación. De puertas para adentro es un tesoro arquitectónico de la época: una estructura de hierro (símbolo de toda una época industrial) como la torre Eiffel de París, fachada de estilo mudéjar, un edificio en forma de L con grandes balconadas y ventanas, 50 palcos en el entresuelo y pinturas con un aire modernista.

Fuente:lagaceta.com