El frontón en llamas

05
marzo
2012

Pertenece a Frontón

0 Comentarios
40

 

Al comenzar la tarde pelotazale no es difícil imaginar que Urcelay hijo recordara la fecha del 1 de enero de 1905 cuando Urcelay padre jugó el partido inaugural del Frontón Moderno, formando pareja con Chiquito de Azcoitia, contra Tacolo y Baltasar. Urcelay hijo, mañana, 5 de marzo. de 1933 también jugará como su padre en dicho frontón y lo hará, junto a Echave IV, disputando, contra los hermanos Atano, el primero de los partidos programados a mano.
El Frontón que comenzó perteneciendo a la S. A. Deportes y Espectáculos se arrendó a la empresa del duque del Infantado y en la tarde de mañana, 5 de marzo, registrará, en términos taurinos, un lleno 'hasta la bandera'. Marcarán 21 tantos los Atano cuando Urcelay y Echave conseguirán el punto 16 y en contra de la esperada reacción del respetable, el público pasará por alto el tanteo para enfrascarse en una peligrosa huida hacía ningún sitio porque habrá fuego en el Frontón Moderno.
El domingo 5 de marzo, debido al interés despertado por los pelotaris anunciados, se habían reunido en el frontón algo más de tres mil personas y los billetes se habían acabado desde muchos días antes.
En el recordado momento en el que Urcelay y Echave alcanzaban los 16 tantos no faltaron quienes creyeron que en la galería se estaba produciendo alguna bronca, pero la llamarada que siguió a la explosión y el mucho humo que llenaba la parte alta pronto alertó a los aficionados, que bloqueadas las salidas naturales, comenzaron a deslizarse por las columnas hasta al piso bajo.
Los que ocupaban las localidades de sillas y palcos pudieron abandonar la cancha sin mayores problemas, pero los de galería pasaron apuros al ver que apenas pasados cinco minutos las llamas se apoderaban del maderamen y salían por las ventanas recalentando las vigas de hierro del armazón.
No faltaron quienes saltaron al exterior del edificio y quienes se lanzaron a la red de protección que, haciendo de bolsa, amortiguaba la caída y rebotaba los cuerpos contra el público pudiendo alcanzar la calle.
El último en salir, por presión del jefe de la Guardia Municipal, señor Vivar, fue el encargado del bar que, a toda costa, quería salvar los aparatos de presión para la cerveza.
Y llegaron muchos guardias municipales y también Guardias de Seguridad, y los bomberos con su jefe el arquitecto Alday, y el público que paseaba y quienes estaban en Atocha presenciando un partido de fútbol, y también llegaron los soldados de Artillería, los concejales y muchas autoridades.
Todo apuntaba a un corto circuito o a una colilla arrojada en los papeles amontonados bajo los asientos. La voz de alarma la dio Manuel Tolosa, empleado del Banco Urquijo, que ocupaba asiento en la última fila de galería y Alberto Irezabal, médico de Ondárroa, contó cómo huyó de las llamas saltando a un patio donde había otras trescientas personas, y entre tanta confusión Abrego anunciaba haber dejado en el vestuario una cartera con 3.000 duros.
De modo preventivo, y por declaraciones del conserje, Daniel Arizala, la policía detuvo al encargado de la calefacción que había abandonado su puesto para ver el partido cerca de la cancha.
Total: catorce heridos por contusiones, esguinces y erosiones y el frontón totalmente destruido. suspensión de partidos y gestiones para seguir la temporada en el Frontón Urumea.
Fuente:diariovasco.com