El explosivo estreno de Ezkurdia

18
enero
2012

Pertenece a Frontón / Pelota Vasca

0 Comentarios

 

La entrada de Joseba Ezkurdia en el mundo profesional no ha pasado desapercibida. Ha impactado con su juego y logrado resultados. Tras perder por la mínima en su debut encadenó tres victorias seguidas, con Pascual en la zaga, ante Irujo, Gonzalez y Retegi Bi, ante quien finalmente cayó el pasado domingo en el Adarraga, esta vez con el zaguero de Abárzuza enfrente.

Aspe barajó la posibilidad de meter a Ezkurdia en el manomanista de Segunda, pero decidió que jugara estelares para fogearle ante rivales más exigentes, para que madurara con más rapidez. El joven delantero de Arbizu de apenas 20 años de edad (22 de abril de 1991) destaca por su estatura de 1,91 metros y fortaleza.

En apenas medio mes

Desde que Ezkudia debutó el 28 de diciembre apenas ha pasado medio mes, en el que le han encumbrado sus tres victorias consecutivas. Su trayectoria ha sido la inversa que tuvo Zabaleta hace un año. El gran zaguero de Etxarren ganó en su debut y en el quinto partido, y encadenó tres derrotas en medio.

Ezkurdia valora su comienzo: "Hago un balance muy bueno. En medio mes he tenido la oportunidad de jugar con Irujo, Gonzalez, Retegui o Idoate. Nunca pensé que me podría ocurrir esto", dice. "La empresa confía en mí", concluye.

Del partido de su debut en Tolosa recuerda sobre todo el ambiente: "El frontón lleno, con más de trescientas personas del pueblo, con dos autobuses de jóvenes. Jugué a gusto, con confianza, aunque perdí 22-21", explica.

En el segundo partido llegó la primera victoria en Éibar: "Ibamos ganando fácil y luego hice un par de tonterías, aunque ganamos 22-17. Me vi con confianza", recuerda el pelotari.

Irujo fue el rival en la segunda victoria: "Jugar el tercer partido contra Irujo era como un sueño. Estaba cansado y no tuvo su día, pero yo estuve muy a gusto. Ganamos 22-10", explica el delantero.

También consiguió su tercera y última victoria ante otro peso pesado: "Gonzalez no tenía ritmo, y como Pascual y yo tuvimos buen día, ganamos 22-8. Tocó aguantar cuando Gonzalez le daba", comenta Ezkurdia.

El pasado domingo se cortó su racha triunfal en el Adarraga frente a Retegi Bi-Pascual: "No tenía mucha ventaja y perdí. No me ví bien. Con la derecha no le daba y no me salía la volea. Ellos jugaron un partidazo", explica.

"Me dicen que siga"

Para los compañeros, o para los técnicos de Aspe, tampoco ha pasado desapercibida la irrupción del delantero de Arbizu. "Me animan, me dicen que siga" comenta el pelotari.

En este medio mes ha destacado la compañía de Pascual, con quien ha coincidido en cinco partidos, cuatro de ellos como compañero: "Me dice que he andado bien, que le he dado velocidad a la pelota y que siga así. He jugado muy a gusto con él. Sabe estar en el frontón y me ha ayudado. Lleva mucho años ahí, sabe de todo y me ha dado mucha confianza".

Por u parte, Joseba también se ve bien "atacando". "Le doy cómodo a la pelota. El gancho o la defensa ha tocado entrenarlo más", resume. En cuanto al paso dado, compara la pelota profesional con la aficionada y resume: "Es más exigente y hay que darle más, pero eso me conviene. Las pelotas profesionales me entran bien en la mano. Prefiero éstas a las de aficionados".

"Dará que hablar en el mano a mano"

José María Alino Arruti ha sido el entrenador de Joseba Ezkurdia en la escuela del pueblo, Arbizu. Le conoce desde que dio sus primeros pelotazos y le ha seguido hasta el último. Le conoce mejor que nadie y asegura: "Dará que hablar en el mano a mano por la defensa que tiene. Como Olaizola II o Irujo, en mano individual se defiende muy bien, le da poco a bote, mucho de aire, y tiene buen saque. Lo tiene todo".

Al describir a su pelotari, Alino lo primero que recalca es precisamente "que es pelotari". "Muestra muchas maneras, y ahora, al verle jugar, me reafirmo en que tiene mucho futuro", añade. Como cualidades destaca sus dos manos -"con la izquierda atrasa mucho"-, cómo da a bote, el gancho de zurda, el daño que hace con la volea, el golpeo de sotamano con la izquierda, y que saca bien. "Es pelotari", insiste.

En cuanto a los defectos a pulir, Alino ve una laguna en la parte derecha de la cancha. "Al desplazarse a la derecha tiene dificultades, quizás debido a su enorme estatura, a sus 1,91 metros de altura. En cambio, hacia el txoko se defiende mejor", comenta. "Pero ha mejorado mucho", apostilla encantado de cómo le ayuda ahora en el club de Arbizu: "Tenemos 40 fichas, es el primer profesional que sacamos y nos ayuda ahora con los chavales", explixa.