El espectáculo como razón

12
abril
2010

Pertenece a Pelota Vasca

0 Comentarios

Hace unos meses Asegarce y Aspe le vieron las orejas al lobo. El Manomanista, la prueba reina de la mano, se estaba desinflando con rapidez ante el empuje de modalidades menores como el Cuatro y Medio y el Parejas. Por eso han decidido hacerle un lifting para potenciarlo. ¿Cómo? Reduciendo la participación a ocho pelotaris y endureciendo el torneo. Quien quiera ser campeón deberá ganar cinco partidos.

El Manomanista 2010 está llamado a abrir una nueva época en la mano profesional. El aperitivo será la previa del sábado entre Ruiz y Begino en el Labrit. A partir del 18 de abril dos partidos a la semana. Ocho pelotaris en dos grupos de cuatro, un partido cada quince días en una liguilla que ocupará abril y mayo. Los cuatro mejores se verán las caras en las semifinales el 5 y 6 de junio, la final -el choque del año- está previsto para el 20 de junio, 26 si hay aplazamiento. Tres meses de competición con los ocho mejores manomanistas.La empresa hace y deshace

Los empresarios creen que hoy por hoy no hay 20 manomanistas de primera, ni diez, lo reducen a ocho. Así se lo comentaron a los pelotaris, yapostar a pelota vasca El espectáculo como razón con el argumento de primar el espectáculo por encima de todo se ha diseñado un campeonato, que tiene un aire experimental y vocación de continuidad con posibles modificaciones en el futuro.

Para elaborar la lista de ocho Asegarce y Aspe han elegido “a los pelotaris más adecuados” en palabras de Íñigo Salbidea. Y con la premisa de vender espectáculo por encima de todo. Salvo el campeón y el subcampeón, que tienen plaza asegurada al año siguiente, la época de los derechos adquiridos ha desaparecido en la competición reina de la mano. Las empresas deciden cuántos, quiénes y cuándo juegan el Manomanista.

La fórmula, comprensible, tiene sus riesgos. La liguilla de semifinales es larga aunque se juegue cada 15 días y la posibilidad de lesión existe. Sólo habrá posibilidad de aplazamiento en la final.

Fuente: diariodenavarra.es