Bengoetxea VI hace valer su experiencia para derrotar a Urrutikoetxea en Zarautz

19
junio
2013

Pertenece a Frontón / General / Pelota Vasca

0 Comentarios
18-06-13 resizer

Oinatz Bengoetxea se alzó con la tercera plaza del Manomanista de Primera gracias a su victoria de ayer en el Aritzbatalde de Zarautz ante Mikel Urrutikoetxea. Este partido escondía un premio para al vencedor en la próxima edición de la competición reina de la pelota. Se lo llevó el leitzarra, quien de esta forma evitará en 2014 hasta la final al campeón de este año. Un hueso menos en el camino.

El sexto de la saga de los Bengoetxea sabía que tenía un partido complicado. El hecho de quedarse descabalgado de la final imposibilitaba que la motivación fuese la misma que por la lucha por la txapela, pero tanto él como Urrutikoetxea fueron profesionales una vez más. Se emplearon a fondo a pesar de que por su cabeza planearan otros objetivos. En el caso de Oinatz, su inminente participación en el Torneo San Fermín del cuatro y medio.

Pero el leitzarra es un animal competitivo. No le gusta perder ni a las chapas y siempre lo da todo en la cancha. Comenzó mandando en el luminoso (3-0), pero llegó la reacción del delantero de Zaratamo. Cambiaron las tornas con una tacada de seis tantos consecutivos y la ventaja se amplió hasta un 4-8 que hacía presagiar lo peor para el pelotari navarro. En esos momentos, Urrutikoetxea se mostró mucho más seguro que su rival. Castigó su defensa y los tantos fueron cayendo uno tras otro en su casillero.

Quince tantos de tacada

Hasta que llegó el momento en que Oinatz dijo basta. «Hasta aquí hemos llegado». Lo dijo alto y claro, para que se enterase todo el mundo. Con una serie de quince tantos consecutivos decidió la contienda. Manejó el partido a su antojo y tuvo contra las cuerdas al contrario. Pero tampoco le gusta ensañarse, y menos en un partido en el que la victoria apenas corría peligro.

Se relajó y permitió que Urrutikoetxea limara diferencias, pero el pelotari vizcaíno volvió a poner de manifiesto que aún le faltan tablas en las grandes citas. Es joven y puede aprender, pero como todo en la vida, la experiencia es un grado. Y a listo pocos, muy pocos, le ganan a Oinatz. Con esas piernas que llegan a todo y esos sotamanos cargados de veneno, es difícil superarle. Y si encima acierta con el saque-remate, ya puedes despedirte…

Fuente:diariovasco.com