¿Vuelve la pelota a Madrid?

22
marzo
2012

Pertenece a Frontón

0 Comentarios
DOCU_DVA

 

En su día fue bautizado como 'la capilla Sixtina' de la pelota. El histórico frontón Beti-Jai, en el corazón de Madrid, está asociado a los momentos dorados de ese deporte, cuando los aficionados llenaban sus gradas a principios del siglo XX. El inmueble ha vivido décadas en la agenda de los especuladores pero ahora está a punto de salvarse: el Ayuntamiento de Madrid quiere expropiarlo. Y hay quien apunta que la pelota podría volver al viejo frontón de la mano del proyecto olímpico. Aunque, por ahora, es sólo un sueño.
Es una larga y rocambolesca historia que ayer vivió un episodio que podría ser decisivo. El Beti-Jai, en la calle Marqués de Riscal, a escasos metros de la Castellana y en pleno Chamberí, nació en 1891, cuando la sociedad Arana, Unibaso y Cía encargó al arquitecto Joaquín de Rucoba (1844-1919), autor entre otros del Teatro Arriaga y el Ayuntamiento de Bilbao, la construcción de un frontón para el juego de la pelota vasca. Se inauguró el día 29 de abril de 1894, con capacidad para 4.000 espectadores, y estuvo en funcionamiento hasta finales de 1919.
La historia de ese edificio es la cara B de la evolución de este país. En la guerra civil se reconvirtió en comisaría, luego fue usado por la Falange, después se convirtió en taller de automóviles y empresa de objetos de escayola.
Fue incluido en varios proyectos inmobiliarios, víctima de los 'okupas'… Una plataforma de vecinos y arquitectos inició en 1977 el movimiento en su defensa y en 2011 fue declarado Bien de Interés General (BIC) en la categoría de Monumento por la Comunidad de Madrid.
Ayer el proceso para salvar el edificio dio un nuevo e importante paso: el Ayuntamiento ha optado por la expropiación por ser «la salida de protección más viable», según señaló Timothy Chapman, coordinador general de las Artes, en la comisión municipal que estudió el tema. Desde el gobierno madrileño se entiende que la propiedad no ha sabido garantizar el mantenimiento del edificio y que la única salida para salvaguardar su uso histórico es recuperarlo por la propiedad pública.
Y a partir de ahí se desatan los proyectos. La portavoz de Izquierda Unida en esa comisión municipal, Milagros Hernández, propone recuperar el edificio para el juego de la pelota en el marco de la candidatura olímpica de Madrid. La edil urge al ejecutivo de Ana Botella a actuar porque algunas partes del Beti-Jai «corren el riesgo de caerse y no poder recuperarse». La «corrosión del hierro» y el «abandono» hacen peligrar el mantenimiento del inmueble.
Madrid prepara ahora su candidatura como sede de los Juegos Olímpicos de 2020. Ese año la pelota podría volver a ser deporte olímpico. Lo fue, con carácter de exhibición, en los juegos de Barcelona en 1992, y la Federación Internacional de Pelota Vasca sigue batallando para que su disciplina vuelva a ser incluida como depote olímpico. Si Madrid es elegida sede el Beti-Jai sería un escenario de gran valor histórico y ubicación privilegiada.
Pero todo eso son, de momento, sueños. A corto plazo el Ayuntamiento madrileño acaba de dar un paso fundamental: salvar el edificio. El partido acaba de empezar. ¿Vuelve la pelota a Madrid?
Fuente:diariovasco.com