«Si tengo el dedo como hoy, no podré jugar la final el día 27

17
noviembre
2011

Pertenece a Pelota Vasca

0 Comentarios

 

La presencia de Aimar Olaizola en la final del Campeonato del Cuatro y Medio, prevista para el domingo 27 en el frontón Bizkaia de Bilbao contra Juan Martínez de Irujo, está en el alero. El de Goizueta sufrió el domingo una fisura en el dedo corazón de su mano izquierda en el último partido de la liguilla de semifinales ante Abel Barriola en el recinto de Miribilla y desde entonces no ha podido tocar pelota.
Tiene previsto acudir a finales de semana al escenario de la final para realizar una prueba, pero a día de hoy se plantea incluso la conveniencia de realizar un entrenamiento debido al estado de su articulación. En el caso de que no se vea en condiciones de jugar el día 27, solicitará el aplazamiento. Eso significaría que la final se trasladaría al 4 de diciembre.
Aimar Olaizola se lesionó al ir a restar un saque de Barriola que supuso el 17-18. Golpeó el dedo corazón de su mano izquierda contra el suelo en su intento de llevar a buena la pelota. Sentado en el suelo, el menor de la saga de Goizueta soportó el intenso dolor y pudo acabar el partido. Tras ser examinado en vestuarios, acudió de noche a la Clínica La Asunción de Tolosa donde se sometió a una exploración radiológica. Las placas determinaron que padecía una pequeña fisura a la altura de la falange distal del dedo corazón de su mano izquierda.
El doctor Iñigo Simón, galeno de Asegarce, determinó que debería guardar al menos cuatro días de reposo absoluto. El protocolo de recuperación también incluía la ingesta de antiinflamatorios para reducir la inflamación. Cualquier contacto con la pelota está totalmente prohibido.
El pelotari ha seguido a rajatabla sus recomendaciones. Confiaba en que la inflamación bajase con el paso de los días, pero se ha encontrado con una noticia inesperada. En las últimas pruebas médicas que le han realizado se ha detectado una pequeña fractura. «A día de hoy, el dedo tiene una pinta muy mala. Aún lo tengo hinchado y amoratado. Aunque mejora con el paso de las horas, todavía no lo siento», declaró el goizuetarra.
Reducir la inflamación
Los medicamentos van haciendo efecto, aunque no tan rápido como él quisiera. «Estoy tomando tres pastillas al día de antiinflamatorios. También meto el dedo en una solución de vinagre, agua y sal, hoy mismo han comenzado a darme ultrasonidos con el objetivo de reducir la inflamación».
Reconoce Aimar que «no puedo ni moverlo. Me ha sangrado y está todo amoratado. Cuando he intentado juntar la yema con la otra mano he visto las estrellas del dolor. He notado cierta mejoría con el paso del tiempo, pero muy poca».
Lleva puesta durante la mayor parte del día una férula para proteger la articulación dañada, de la que prescinde cuando tiene que realizar otro tipo de actividades. Aimar es realista y admite que «si tengo el dedo como hoy, no podré jugar la final el día 27. Es imposible que pueda hacer incluso una prueba en el frontón esta semana. Me gustaría ir el viernes o el sábado por la mañana a Bilbao para comprobar cómo estoy, pero en estas condiciones lo veo un poco verde todavía».
Es consciente de que en el supuesto de que la inflamación no remitiera a tiempo, su única opción es solicitar el aplazamiento a la Liga de Empresas. «Tal y como estoy ahora, no me planteo disputar la final contra Irujo en la fecha prevista. Espero que la cosa mejore en los próximos días y que no haya ningún problema. De lo contrario, tendré que pensar en pedir a la empresa al menos una semana de aplazamiento».
Fuente:diarioVasco.com